Los tapices de Solimán el Magnífico

El gusto por los tapices no fue exclusivo de las cortes de Europa occidental. Empleados como un símbolo de poder y magnificencia, los soberanos rivalizaban en su posesión y en el encargo de lujosas series. El uso de los tapices como un elemento fundamental en la representación del poder llegará también hasta la corte otomana donde, en 1533, se fraguó una fallida serie representando escenas de la vida en la corte del sultán Solimán.

Pieter Coecke van Aelst. Grabado de Hendrik Hondius según Johannes Wierix. Ca. 1610. Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Pieter_Coecke_van_Aelst#/media/File:Hendrik_Hondius_(I)_003.jpg. Licencia: Dominio Público.

Pieter Coecke van Aelst. Grabado de Hendrik Hondius según Johannes Wierix. Ca. 1610. Fuente: https://commons.wikimedia.org/wiki/ File:Hendrik_Hondius_(I)_003.jpg. Licencia: Dominio Público.

En 1533, el Pieter Coecke van Aelst viajó a Turquía y realizó una serie de apuntes del natural, como indica en el título inicial de la serie de grabados Les moeurs et fachons de faire de Turcs. Si bien no queda clara la finalidad de este viaje1, según indica Karel van Mander en su biografía de van Aelst2, este fue a Estambul por encargo de los der Moeyen –empresarios bruseleses de la industria del tapiz– para realizar los diseños que servirían para tejer una serie de paños para el Sultán. Según van Mander, el pintor incluso aprendió turco durante el año que permaneció en Estambul, pero los esfuerzos no sirvieron de nada porque la serie no llegó a tejerse.

Van Mander afirma que la prohibición islámica de representar seres vivos, evitó que se realizaran los tapices, si bien como es conocido, en el arte otomano de este momento esas representaciones son habituales. Algunos especialistas indican que la caída en desgracia y muerte del visir Ibrahim Pasha, culpable en cierta medida de la introducción del consumo de bienes de lujo en la corte de Solimán y de la imitación en algunos aspectos de las cortes europeas, supuso el ascenso de la corriente conservadora personificada en quienes rechazaban esta actitud y la introducción de modos occidentales, y por lo tanto la no conclusión del encargo de los tapices3.

Solimán el Magnífico, atrib. Tiziano, ca. 1530. Fuente: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:EmperorSuleiman.jpg. Licencia: Public Domain.

Solimán el Magnífico, atrib. Tiziano, ca. 1530. Fuente: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:EmperorSuleiman.jpg. Licencia: Public Domain.

Veinte años después del viaje de van Alest, su viuda publicó la obra Les moeurs et fachons de faire de Turcs, un conjunto de diez grabados en madera que muestran un marco arquitectónico en el que se insertan siete escenas, conteniendo además un título y un colofón, que con dos cartelas nos dan una serie de datos acerca de la obra. En el lado izquierdo a modo de título, se indica: “Ces moeurs & fachons de faire de Turcz avecq’ les Regions y appartenantes, ont este au vif contrefaictez par Pierre Coecke van Alost, l’An de Jesu Christ M.D.33, Lequel aussy de sa main propre a pourtraict ces figures duysantes à l’impression d’ycelles”. Cerrando la obra, otra cartela recoge: “Marie Verhulst vesue dudict Pierre d’Alost trepassé en l’an M.D.L. a faict imprimer lesdictes figures, soubz Grace & Privilege de l’Imperialle Maieste. En l’An M.CCCCC.LIII”.

El cortejo de Solimán en el Hipódromo de Estambul, en Les moeurs et fachons de faire de Turcs. Pieter Coecke van Aelst, 1553. ©Trustees of the British Museum. Licencia: CC BY-NC-SA 4.0.

El cortejo de Solimán en el Hipódromo de Estambul, en Les moeurs et fachons de faire de Turcs. Pieter Coecke van Aelst, 1553. ©Trustees of the British Museum. Licencia: CC BY-NC-SA 4.0.

Las escenas4 habrían sido tomadas del natural por van Aelst, probablemente como base para el diseño de los tapices en 1533, y pasadas después a grabado y convertidas finalmente en el friso publicado en 1553.

El diseño de las escenas de Les moeurs et fachons de faire de Turcs puede recordar al conjunto de Las cazas de Maximiliano, tanto en lo compositivo como en lo iconográfico, así como algunos rasgos del dibujo de van Alest recuerdan a otros diseños de tapices con los que estaba familiarizado el pintor5. No parece haber duda pues de que el conjunto de escenas se concibieron inicialmente como bocetos para tapices.

Este fallido encargo no es el único ejemplo del gusto por los tapices occidentales en Oriente. En 1396, el sultán Bayezid I derrotó en la batalla de Nicópolis al contingente cristiano formado por los ejércitos del rey Segismundo de Hungría y el hererdero borgoñón Juan Sin Miedo, entre otros. El primogénito del duque Felipe el Atrevido fue apresado con otros nobles. Para su liberación, no se pidió dinero en metálico, sino tapices. El duque de Borgoña pagó como rescate un conjunto con las historias de Alejandro Magno, que fueron dispuestos en el palacio de Topkapi6.

Estambul en el Civitates Orbis Terrarum de Hogenberg y Braun. Ed. de 1593. Fuente: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Braun_Bzyantium_Constantinopolis_HAAB.jpg. Licencia: Public Domain.

Estambul en el Civitates Orbis Terrarum de Hogenberg y Braun. Ed. de 1593. Fuente: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Braun_Bzyantium_Constantinopolis _HAAB.jpg. Licencia: Public Domain.

Precisamente en el tesoro de dicho palacio se custodiaba en tiempos de Solimán un tapiz que representaba a Carlos V. Estaba tejido con hilos de oro, y mostraba al emperador entronizado, coronado, con espada y orbe, mientras unos dignatarios le rinden pleitesía. Poseía además inscripciones en letra gótica7.

Solimán el Magnífico mantuvo fluidos contactos con los mercaderes venecianos, que le proveían de joyas y objetos de lujo que tanto gustaban al sultán. Algunos de estos comerciantes intentaron vender algunas muestras de tapices de las grandes series tejidas para los Habsburgo, como Las cazas de Maximiliano o La batalla de Pavía, tratando de despertar el interés del Gran Turco, que en la constante competencia establecida con Carlos V –donde la magnificencia y el lujo jugaban un papel singular–, podría encargar una serie de tapices que mostraran y glorificaran su reino. Y ahí entrarían en juego los diseños de van Alest8.

  1. Véase por ejemplo, BORN, A. “The Moeurs et fachons de faire de Turcs Süleyman and Charles V: Iconographic Discourse, Enhancement of Power and Magnificence, or Two Faces of the Same Coin?”, en KARNER, H., CIULISOVÁ, I. y GARCÍA GARCÍA, B. J. (eds.), The Habsburgs and their Courts in Europe, 1400-1700. Between Cosmopolitism and Regionalism, Viena, 2014, pp. 283-302. Disponible en: http://real.mtak.hu/18684/1/The_Habsburgs_2014_u_110910.983941.pdf []
  2. Van Mander, a imitación de Vasari, realizó una serie de biografías de artistas publicadas en 1604. El libro, ha contado con una edición en español en: MANDER, K. van, Vidas de pintores flamencos, holandeses y alemanes, Madrid, 2012. []
  3. NECIPOGLU, G., “Solimán el Magnífico y la representación del poder: la rivalidad entre los Otomanos, los Habsburgo y el Papado”, en Carlos V. Las armas y las letras (Cat. –exp,), Madrid, 2000, p. 58 y 60 []
  4. Existen ejemplares en numerosas colecciones, como en el British Museum. La Biblioteca Nacional de España posee un conjunto de estampas sueltas de esta serie []
  5. ORENSTEIN, N. M., “Customs and Fashions of the Turks”, en CLELAND, E. (dir.), Grand Design. Pieter Coecke van Aelst and Renaissance Tapestry, Nueva York, 2014, pp. 176-186. []
  6. JARDINE, L. y BROTTON, J., Global Interests: Renaissance Art Between East and West, Londres, 2000, p. 76. []
  7. NECIPOGLU, G., op. cit., P. 60. []
  8. ORENSTEIN, N. M., op. cit., pp. 176-177. []

Jesús F. Pascual

Profesor en el departamento de Historia del Arte de la Universidad de Valladolid, miembro del Grupo de Investigación Reconocido, "Arte, poder y sociedad en la Edad Moderna".

More Posts - Website

Follow Me:
Twitter

2 pensamientos en “Los tapices de Solimán el Magnífico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *