Marcas de ciudad

En la anterior entrada, dedicada a la morfología del tapiz, veíamos cómo en el orillo  suelen aparecer, desde el siglo XVI, las marcas del licero y de la ciudad de realización de los paños.

Con un negocio del textil en alza, a finales del siglo XV eran muchos los productos que se pretendían hacer pasar por fabricados en los prestigiosos talleres de Bruselas, siendo de menor calidad. Tratando de evitar el fraude, las autoridades de la ciudad, el 16 de mayo de 1528, dictaron que los tapices deberían llevar tejidas dos marcas: el monograma del taller y la de la ciudad de Bruselas, un escudo rojo flanqueado por dos B mayúsculas, referidas a Brabante, Bruselas1. Lamentablemente, un incendio en 1690 hizo desaparecer los registros en los que quedaban recogidos los monogramas de los productores.

Parece no obstante que no se cumplió con la ordenanza como se esperaba –si bien esta afectaba además solo tapices que excedieran determinado tamaño– pues en 1544 una orden imperial decretaba la obligación de tejer dichas marcas en cada tapiz, y se extendía a todos los centros productores de los Países Bajos2.

Con la desaparición de los registros, y la dificultad añadida de no saber si las marcas corresponden a los tejedores o a los empresarios que subcontrataban la manufactura,  por no mencionar la coincidencia de nombres que podrían responder a las iniciales identificadas en las marcas, identificar los monogramas de los llamémosles autores de los tapices, es tarea ardua, y en ocasiones casi imposible. Son muchos, sin embargo, los identificados.

Vamos a repasar, en esta ocasión, las marcas de los centros productores, principalmente de los Países Bajos3.

Amberes

Amberes
Amberes

En este centro se usó durante mucho tiempo la marca de Bruselas, lo que junto a la reticencia de los productores a dejar de usarla, hizo que no se conserven demasiadas marcas de la ciudad4. En todo caso, la marca de Amberes imita la de Bruselas, con una B y una A –Brabante, Amberes– enmarcando un escudo. Otras marcas antiguas empleaban un castillo –reflejo del de la ciudad–, junto a dos manos, o incluso una mano y una letra A5.

Brujas

Brujas
Brujas

Brujas adoptó como marca una letra b gótica, junto a una lanzadera de telar6.

Bruselas

Bruselas
Bruselas

Bruselas era el centro de producción de tapices más importante de los Países Bajos. Ya hemos señalado cómo la marca de la ciudad consistía, principalmente, en dos letras B mayúsculas flanqueando un escudo, generalmente de color rojo. En ocasiones las B aparecen enfrentadas –como en la imagen–, y otras veces bien con la orientación BB, y se conservan también ejemplares que emplean caracteres góticos.

Bruselas, caracteres góticos
Bruselas, caracteres góticos

Enghien

Enghien

En esta localidad, las marcas se venían aplicando desde la década de 1530. La suya consistía en unas letras E y N separadas por un escudo dividido en segmentos blancos y negros, adaptando la heráldica de la ciudad7.

Leiden

Leiden
Leiden

San Pedro es el patrón de la ciudad de Leiden, que empleó como sello dos llaves cruzadas en alusión al santo. Sus tapices también se marcaron de esta manera, como puede verse en un paño de la serie de Abraham, conservado en el Rijksmuseum de Amsterdam8.

Oudenaarde

Oudenaarde
Oudenaarde

De este centro productor de tapices procedían la mayoría de los paños de tema vegetal. Su marca era un escudo, de fondo de oro con barras de gules –correspondiendo con la heráldica de la ciudad–, sobre el que se sitúan lo que parecen ser unos anteojos9.

Centros fuera de los Países Bajos

Otros centros productores también introdujeron la marca de la ciudad en sus paños. Así, por ejemplo, en París se empleaba una flor de lis, en ocasiones junto a una P, o flanqueada entre dos. También la manufactura de Gobelinos introdujo una G junto a la flor de la marca de París. La localidad de Tournay empleaba una torre, y muchas ciudades francesas empleaban su inicial y una flor de lis.

París
París
Gobelinos
Gobelinos

En Florencia, donde al amparo de los grandes duques de la Toscana surgió una importante manufactura tapicera se empleaba como marca un lirio coronado entre dos letras F10, con el significado de Factum Florentiae11.

Florencia
Florencia

También en España, donde la Real Fábrica de Tapices fue creada en el siglo XVIII, se marcaban los tapices, en este caso con la palabra MADRID, o con el monograma MD sobre el que se aparece una corona.

Madrid
Madrid
  1. DELMARCEL, G., Flemish tapestry, Tielt (Bélgica), 1999, p. 115. []
  2. IBÍDEM, p. 116. []
  3. Algunas de las imágenes proceden del libro de Helen Churchill Candee, The tapestry book, Nueva York, 1912, disponible en  la web de Project Gutenberg, con licencia de libre distribución, así como del Catalogo della R. Galleria degli Arazzi, Florencia-Roma, 1884, disponible en Archive.org. []
  4. DELMARCEL, G., op. cit., p. 363. []
  5. CAMPBELL, G., The grove encyclopedia of decorative arts, 1, Oxford, 2006, p. 21. []
  6. CAMPBELL, T. (ed.), Tapestry in the Renaissance: art and magnificence, Nueva York, 2002, p. 283. []
  7. CAMPBELL, T. (ed.), Tapestry in the Renaissance: art and magnificence, Nueva York, 2002, p. 283. []
  8. https://www.rijksmuseum.nl/nl/collectie/BK-KOG-1-A []
  9. CAMPBELL, T. (ed.), Tapestry in the Renaissance: art and magnificence, Nueva York, 2002, p. 283. []
  10. CONTI, C., Ricerche Storiche Sull’Arte Degli Arazzi in Firenze. 1876. Reimpreso en Londres, 2013, pp. 65-6. []
  11. Catalogo della R. Galleria degli Arazzi, Florencia-Roma, 1884, p. 7. []

Jesús F. Pascual

Profesor en el departamento de Historia del Arte de la Universidad de Valladolid, miembro del Grupo de Investigación Reconocido, "Arte, poder y sociedad en la Edad Moderna".

More Posts - Website

Follow Me:
Twitter


Autor: Jesús F. Pascual

Profesor en el departamento de Historia del Arte de la Universidad de Valladolid, miembro del Grupo de Investigación Reconocido, "Arte, poder y sociedad en la Edad Moderna".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.