Lo que cuenta un tapiz. Narraciones en los paños de época de los Reyes Católicos

Presentación:

El pasado día 22 de abril, el catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Valladolid Miguel Ángel Zalama, pronunció una interesante conferencia en la Fundación Carlos de Amberes de Madrid, con motivo de las actividades de La noche de los libros. A continuación ofrecemos un resumen de su intervención, texto con el que el Dr. Zalama inicia su colaboración en este blog.

Lo que cuenta un tapiz.
Narraciones en los paños de época de los Reyes Católicos

D’Alembert, en su “Discours préliminaire” en L’Encyclopédie (1751), concluyó que la pintura, la escultura y la arquitectura, junto con la música y la poesía, eran las Bellas Artes, pues nacían de la imaginación, palabra que identificaba con poesía. Esta distribución suponía la separación entre Artes (con mayúscula), que llegaba a denominar de manera general pintura, “puisque tous les Beaux-Arts se réduisent à peindre”, y otras artes, donde la habilidad estaba presente pero a las que se negaba la capacidad creativa. La Ilustración sancionaba así la primacía la pintura, aunque no lo inventaba pues ya desde Vasari1, e incluso desde Alberti, pintura, escultura y arquitectura querían ser las principales manifestaciones visuales, si bien era más un deseo que una realidad, pues habría que esperar hasta mediados del siglo XVIII para que el valor material de de los objetos artísticos dejase paso a criterios meramente estéticos.

Misión de San Pedro (Serie Hechos de los Apóstoles), Dibujo de Rafael, 1515, 22 x 35 cm, París, Louvre. Fuente: http://artintheblood.typepad.com/art_history_today/2010/09/
Misión de San Pedro (Serie Hechos de los Apóstoles), Dibujo de Rafael, 1515, 22 x 35 cm, París, Louvre. Fuente: http://artintheblood.typepad.com/art_history_today/2010/09/

El triunfo de la imaginación al margen de los aspectos materiales suponía el rechazo de cualquier atisbo mecánico en la realización de una obra de arte. En este sentido la manufactura de un tapiz se alejaba del ideal artístico. Los paños se nos presentan como el final de un proceso que comenzaba con la realización de un modello por un pintor, que posteriormente se convertía en un cartón a tamaño del tapiz, obra generalmente del taller del artista, cartón que se copiaba una y otra vez pues al tejerse se destruía, y que los liceros, trabajadores muy habilidosos, pero trabajadores a fin de cuentas, no artistas en el sentido actual del término, daban forma en el telar. El recorrido que separaba la pintura primigenia del tapiz supone tantos pasos que la doble mentira con la que Platón calificaba a las artes, bien podría convertirse en triple o cuádruple.

Si al trabajo mecánico –desde el Renacimiento el esfuerzo de los artistas por conseguir que su actividad fuese considerada liberal pasaba por rechazar todo lo que fuese mecánico– y a la distancia que existe entre el boceto y la obra terminada se suma la falta de singularidad de los tapices, que con frecuencia se repetían con mayor o menor fidelidad, se entiende que a mediados del siglo XVIII fuesen considerados artes de segunda.

Hermanos Limbourg, Las muy ricas Horas Jean, duque de Berry, (enero), c. 1515, Chantilly, Musée Condé. Fuente: Limbourg brothers [Public domain], via Wikimedia Commons.
Hermanos Limbourg, Las muy ricas Horas de Jean, duque de Berry, (enero), c. 1515, Chantilly, Musée Condé. Fuente: Limbourg brothers [Public domain], via Wikimedia Commons.

Este desafecto hacia los paños llega hasta nuestros días, de manera que se los cataloga como artes menores, decorativas o aplicadas, omitiendo que durante siglos fueron las principales obras de arte visuales. Lo fueron porque nuestra idea de arte no es la misma que se tenía hasta la Ilustración; frente a lo puramente estético contemporáneo primaban el lujo y la ostentación, en tanto que manifestaciones de la magnificencia de los poderosos, que mostraban sin pudor sus más valiosos objetos. Los tapices, realizados en fina lana y seda, y con frecuencia con plata y oro, tenían un coste muy superior a las pinturas, y eran parte fundamental de la puesta en escena del poderío de sus poseedores y estaban presentes en todos los actos y ceremonias2.

Mas no solo se trataba de riqueza. Los paños tenían otra función hoy desatendida; a lo visual unían la palabra. Cartelas y filacterias nos revelan el no siempre fácil contenido. Frente a un interés cada vez más exacerbado hacia la imagen, que la cultura digital está llevando al paroxismo, los tapices muestran la palabra como indicativa y como reflexión, con lo que nuestro acercamiento no puede ser solo estético. El carácter moralizante de los paños resaltado por las inscripciones está en las antípodas de l’art pour l’art, propio de nuestro mundo.

Razones sobran para entender el desinterés hacia los paños, pero no hay menos para comprender su auge en épocas pasadas. Ejemplo de esto es Isabel la Católica, quien llegó a reunir más de cuatrocientos tapices, de los que unos pocos se conservan en Patrimonio Nacional, como la Misa de san Gregorio o el Nacimiento de Cristo3; su esposo también tuvo importantes ejemplares, algunos expuestos en La Seo de Zaragoza4. No era algo extraordinario; los monarcas de la época mostraron el mismo interés. La temática religiosa de los conservados puede hacernos pensar que solo gustaron de ese tipo de representaciones, sin embargo los documentos declaran que también había temas mitológicos –Hércules, Guerra de Troya…– y personajes de la Antigüedad –Alejandro, Aníbal, César…– si bien siempre con un carácter moralizante inherente a la época.

Destrucción de Troya, (det.) c. 1470, 477 x 942 cm, Zamora, Museo Catedralicio. Foto del autor.
Destrucción de Troya, (det.) c. 1470, 477 x 942 cm, Zamora, Museo Catedralicio. Foto del autor.

Algunas narraciones, como la Guerra de Troya, tuvieron un gran éxito y realizaron series para no pocos gobernantes de los siglos XV y XVI. No a partir de Homero sino de escritores posteriores de la Antigüedad, como Dictys de Creta y Dares de Frigia, pero sobre todo a partir de recreaciones medievales como las de Benoît de Saint-Maure o Guido delle Colonne, o ya en el siglo XV las de Jacques Millet y Raoul Lefévre5. Aunque el tema nada tenía de cristiano, la historia de la destrucción de Troya era una reflexión sobre las pasiones humanas que llevan al desastre y en este sentido no había conflicto con el mundo pagano. Historias del peregrino de la vida humana6 y de la batalla de los vicios y las virtudes7, incidían en esta misma dirección, como también lo hizo una serie muy repetida, los Triunfos8, poema salido a partir de la década de 1350 de la pluma de Petrarca.

I Trionfi no es la mejor obra del poeta, no admite comparación con el Cancionero, pero fue muy popular. Compuesta en tercetos encadenados, como la Divina Comedia, se divide en seis capítulos de muy diferente extensión, dedicado cada uno a un triunfo: Triunfo del Amor; Triunfo de la Castidad; Triunfo de la Muerte; Triunfo de la Fama; Triunfo del Tiempo; Triunfo de la Eternidad. Aunque Petrarca ya es un humanista, en su obra se combina superstición con erudición y anécdotas con admoniciones. El hombre cobra importancia, la Fama vence a la Muerte, pero al final es la Eternidad (la Religión) quien gana, por lo que la obra no rompía con la tradición cristiana y agradó a los poderosos, poco dados a novedades humanistas, por lo que no tardó en convertirse en una fuente de inspiración para la tapicería. En 1399 el duque de Borgoña, Felipe el Atrevido, encargó una serie. En 1453 Giovanni de’ Medici hizo lo propio, con diseños realizados en Italia. Entre 1507-1510 se hicieron nuevos diseños que se manufacturaron una década después: colgaduras tuvieron Enrique VIII de Inglaterra, el cardenal Wolsey o Luis XII de Francia9.

Triunfo de la Fama, c. 1507-1510, Londres, Victoria &; Albert Museum. Fuente: http://collections.vam.ac.uk/item/O173582/the-triumph-of-fame-over-tapestry-unknown/
Triunfo de la Fama, c. 1507-1510, Londres, Victoria &; Albert Museum.                                        Fuente: http://collections.vam.ac.uk/item/O173582/the-triumph-of-fame-over-tapestry-unknown/

Estos tapices se caracterizan porque los sucesivos triunfos aparece sobre carros tirados por diferentes animales: el Amor por caballos, la Castidad por unicornios, la Muerte por búfalos, la Fama por elefantes. Esto se aparta del poema, pues Petrarca solo habla de carro tirado por cuatro corceles blancos como la nieve –“quattro destrier vie più che neve bianchi”– en el Triunfo del Amor, sin detallar cómo iban los demás. Quizá el modelo inconográfico provenga de el Triunfo de César, de Mantegna, serie realizada entre 1484-1495 para el palacio de Mantua y ahora en Hampton Court (Londres), quien siguió a De re militare, de Roberto Valturio, y Roma triumphans, de Flavio Biondo, ambas obras de 1472.

Triunfo de la Fama, c. 1504, 359 x 335 cm, Nueva York, Metropolitan Museum of Art. Fuente: http://www.metmuseum.org/collection/the-collection-online/search/230011?rpp=30&pg=1&ft=triumph+of+fame&pos=2
Triunfo de la Fama, c. 1504, 359 x 335 cm, Nueva York, Metropolitan Museum of Art. Fuente: http://www.metmuseum.org/collection/the-collection-online/search/230011?rpp=30&pg=1&ft=triumph+of+fame&pos=2

Isabel la Católica también tuvo paños de la serie. Sabemos que en julio de 1504, cuatro meses antes de fallecer, compró al mercader Matis de Guirla cinco paños, que representaban los triunfos del Amor, la Castidad, la Muerte, la Fama y el Tiempo10. Estaban realizados en lana y seda y no eran de gran tamaño, apenas superan las cuatro varas de lado (una vara equivale a 83,59 cm); por ellos pagó entre 20.000 y 24.000 maravedís11. De estos paños, o de series similares, se conservaban dos en España hasta fechas recientes. Uno, el Triunfo de la Fama, fue vendido y ahora forma parte de los fondos del Metropolitan Museum of Art de Nueva York12. La descripción del paño adquirido por Isabel la Católica coincide con precisión con el ejemplar conservado: “Un paño de Ras de figuras que tiene en el medio un ángel con una vestidura azul y la delantera della bordado de pedrería y en la mano derecha un mundo que tiene una cruz asentada sobre un libro y ençima de la cabeça vnas letras amarillas que dizen Fama […] e tiene la una pierna descubierta desnuda y entre los pies vnas letras amarillas dizen Lachesys y a los pies del una vestidura azul que tiene unas letras que dizen Cloto…”13. No hay duda en su identificación. Los nombres de Laquesis y Cloto, y el de Átropos, que también aparece, son los de las Moiras, que yacen a los pies de la Fama, triunfadora de la Muerte.

Triunfo del Tiempo, c. 1504, 347 x 342 cm, Madrid, Museo de la Fundación Carlos de Amberes. Fuente: http://cuadernodesofonisba.blogspot.com.es/2015/02/la-danza-de-los-huevos-de-pieter-aertsen.html
Triunfo del Tiempo, c. 1504, 347 x 342 cm, Madrid, Museo de la Fundación Carlos de Amberes. Fuente: http://cuadernodesofonisba.blogspot.com.es/2015/02/la-danza-de-los-huevos-de-pieter-aertsen.html

El segundo paño aun permanece en España, y ahora está expuesto en el Museo de la Fundación Carlos de Amberes en Madrid. Se trata del Triunfo del Tiempo, representado por un personaje que muestra un reloj, el inexorable paso del tiempo, y a sus pies aparece la Fama, vencida, identificada por su nombre al igual que otros personajes que simbolizan el pasado “preteritum”, el presente y el futuro. Ambos tapices muestran las representaciones de los triunfos de pie sobre el suelo, sin que aparezcan carros, lo que supone una fecha previa a los anteriormente citados, y no hay duda de que los dos paños formaban parte de la misma serie, salieron de los mismos cartones y se tejieron en los mismo telares, hacia 1504. Sin embargo, del segundo no hay descripción conocida entre los que poseyó la reina Católica, por lo que con la documentación que poseemos no se puede determinar que éste fuese suyo, ni siquiera el primero, si bien en este caso sí podemos asegurar que si no fue ese fue uno muy similar.

  1. VASARI, G., Le vite…, Florencia, 1550 (2.ª ed., Florencia, 1568. []
  2. ZALAMA, M. Á., “Primacía de los tapices entre las artes figurativas en España en los siglos XV y XVI”, en CHECA, F. y GARCÍA GARCÍA, B. J. (coords.), Los Triunfos de Aracne. Tapices flamencos de los Austrias en el Renacimiento, Madrid, 2011, pp. 17-36. []
  3. HERRERO CARRETERO, C., Tapices de Isabel la Católica. Origen de la colección real española, Madrid, 2004. []
  4. ZALAMA, M. Á. y PASCUAL MOLINA, J. F., “Tapices de Juan II de Aragón y Fernando el Católico en La Seo de Zaragoza”, Boletín del Museo e Instituto Camón Aznar, 109 (2012), pp. 285-320. []
  5. ASSELBERGHS, J.-P., Los tapices flamencos de la catedral de Zamora, Salamanca, 1999 [1970]. []
  6. ZALAMA, M. Á., “Tapices donados por los Reyes Católicos a la Capilla Real de granada”, Archivo Español de Arte, LXXXVII, 345 (2014), pp. 1-14. []
  7. CAVALLO, A. S., Medieval Tapestries in the Metropolitan Museum of Art, Nueva York, 1993; ZALAMA, M. Á. y MARTÍNEZ RUIZ, M.ª J., “Tapices del obispo Juan Rodríguez de Fonseca en las catedrales de Palencia y Burgos: desde la donación hasta nuestros días”, en ZALAMA, M. Á. y MOGOLLÓN CANO-CORTÉS, P. (coord.), Alma Ars. Estudios de Arte e Historia en Homenaje al Dr. Salvador Andrés Ordax, Valladolid, 2013, pp. 281-296. []
  8. DELMARCEL, G., “Text and Image: Some Notes on the Tituli of Flemish ‘Triumphs of Petrarch’ Tapestries”, Textile History, 10-2, (1989), pp. 321-329. []
  9. DELMARCEL, G., Flemish tapestry, Londres, 1999, pp. 68-69; CAMPBELL. Th. P., Tapestry in the Renaissance. Art and magnificence. Nueva York, 2002, pp. 151-156. []
  10. SÁNCHEZ CANTÓN, F. J., Libros, tapices y cuadros que coleccionó Isabel la Católica, Madrid, 1950, pp. 130-132. []
  11. Archivo General de Simancas, Contaduría Mayor de Cuentas, 1.ª época, leg. 186 s/f. []
  12. DELMARCEL, G., “La collection de tapisseries de la reine Isabelle de Castille”, en CHECA, F. y GARCÍA GARCÍA, B. J. (coords.), El arte en la corte de los Reyes Católicos. Rutas artísticas a principios de la Edad Moderna, Madrid, 2005, pp. 295-297. []
  13. SÁNCHEZ CANTÓN, F. J., op. cit., p. 132. []

Miguel Ángel Zalama

Miguel Ángel Zalama es Catedrático de Historia del Arte en la Universidad de Valladolid. Coordinador del Grupo de Investigación "Arte, poder y sociedad en la Edad Moderna" y director científico de la web "Flandes en Hispania".

More Posts - Website

Follow Me:
Twitter


Autor: Miguel Ángel Zalama

Miguel Ángel Zalama es Catedrático de Historia del Arte en la Universidad de Valladolid. Coordinador del Grupo de Investigación "Arte, poder y sociedad en la Edad Moderna" y director científico de la web "Flandes en Hispania".

Un comentario en “Lo que cuenta un tapiz. Narraciones en los paños de época de los Reyes Católicos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.