El revuelo originado por un tapiz de la Historia de César

Hace unos días terminábamos un año y comenzábamos otro con la aparición de una –aparentemente– sorprendente noticia: The Times anunciaba que la historiadora Mary Beard había encontrado un tapiz perteneciente a un conjunto que había sido propiedad del rey Enrique VIII. Incluso algunos medios españoles se hicieron eco de la noticia. Ahora, en medio de la polémica,  parte de estos artículos han debido ser actualizados para añadir un importante matiz: la profesora Beard no ha descubierto un tapiz perdido de Enrique VIII, sino que se trata probablemente de un paño posterior, de los muchos que se tejieron después siguiendo los diseños originales. Como dice la propia investigadora:

I suppose that “Cambridge prof discovers on Google a later version of a lost tapestry owned by Henry VIII” isn’t much of a story. I should have known this, by now1

No queremos comenzar ahora una discusión –necesaria por otro lado– acerca de la redacción de ciertas noticias y su infrecuente contraste con las fuentes originales –en este caso la propia historiadora, que no solo escribe un interesante blog, sino que además acostumbra a contestar a todo el que la escribe a través de las redes sociales, doy fe–, pero sí tratar de contribuir a deshacer el entuerto, ahora que la autora ha manifestado en su cuenta de Twitter estar literalmente harta de que la crean una “Indiana Jones”, así como estar a punto de explotar.

Imagen de la cuenta de Twitter de Mary Beard (@wmarybeard)

Imagen de la cuenta de Twitter de Mary Beard (@wmarybeard)

Imagen de la cuenta de Twitter de Mary Beard (@wmarybeard)

Imagen de la cuenta de Twitter de Mary Beard (@wmarybeard)

Imagen de la cuenta de Twitter de Mary Beard (@wmarybeard)

Imagen de la cuenta de Twitter de Mary Beard (@wmarybeard)

La historiadora, que trabaja en la representación de los doce Césares –de Julio a Domiciano– retratados literariamente por Suetonio en el arte posterior, buscaba una imagen para ilustrar una presentación, para lo que recurrió a Google, localizando una interesante fotografía de un tapiz. Conocedora de la serie que poseyó Enrique VIII, y de la bibliografía acerca de la misma2, la imagen llamó su atención. Procedía de una tienda de alfombras de Nueva York y mostraba la conocida escena de la vida de Julio César: el paso del Rubicón.

Imagen del tapiz procedente de la Persian Gallery de Nueva York ©.

Imagen del tapiz procedente de la Persian Gallery de Nueva York ©

Mary Beard, que afirma no ser una especialista en el arte del tapiz, reconoció las semejanzas de este ejemplar con uno subastado en Berlín en 1935, y que debió ser tejido en torno a 1560-1570, por lo que fecha también en esa cronología el tapiz de Nueva York.

La serie original, que se considera actualmente perdida, fue –como prácticamente todas las que poseyó el monarca inglés– una auténtica joya, valorada en el siglo XVII en más de   5.000£, siendo pues uno de los conjuntos más valiosos de la Casa Real, tanto que tras la muerte de Carlos I, el propio Cromwell la reservó para su uso. Como otros tapices de Enrique VIII esta serie, compuesta de 10 piezas y que debió tejerse en la década de 1540, colgó una vez en los muros del palacio de Hampton Court, y respondía a una iconografía fundamental para un monarca como Enrique: el modelo de Julio César, sus victorias y las virtudes que encarnaba, así como representar las aspiraciones imperiales del rey. Los tapices estuvieron en uso hasta el siglo XIX en que se les pierde la pista. Hubo otras series tejidas basándose en la serie de Enrique VIII, y se conservan paños en museos de diversos países, como en los Museos Vaticanos, donde se custodia una pieza de hacia 1549, representando el asesinato de César.

Queremos llamar la atención acerca de la originalidad de la obra de arte, que en el caso de los tapices afecta sobremanera. Todas las piezas son en sí originales, pero pueden serlo de distintas épocas. Se habla de la edito princeps cuando estamos ante la primera serie tejida, si bien lo más habitual era que de los mismos cartones se tejieran diferentes series, a veces contemporáneas, y en muchas ocasiones enriquecidas, con hilos de oro, plata o seda, en función de quien la encargara. En este caso, las “copias” podían ser incluso más valiosas que los “originales”.

Si el tapiz que ha generado este revuelo mediático no procede de las colecciones de Enrique VIII, propietario de la edición original de la Historia de César, en todo caso no deja de ser un interesante ejemplar de finales del siglo XVI, sin duda con una fascinante historia tras de sí.

  1. En su columna del suplemento literario de The Times []
  2. CAMPBELL, THOMAS, “New Light on a Set of History of Julius Caesar Tapestries in Henry VIII’s Collection”, Studies in the Decorative Arts, 5, n.º 2 (1998), pp. 2-39; ÍDEM, Henry VIII and the art of majesty. Tapestries at the Tudor Court, New Hacen and London, Yale University Press, 2007, pp. 277-281. []

Jesús F. Pascual

Profesor en el departamento de Historia del Arte de la Universidad de Valladolid, miembro del Grupo de Investigación Reconocido, “Arte, poder y sociedad en la Edad Moderna”.

More Posts - Website

Follow Me:
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *