Los tapices de Solimán el Magnífico

El gusto por los tapices no fue exclusivo de las cortes de Europa occidental. Empleados como un símbolo de poder y magnificencia, los soberanos rivalizaban en su posesión y en el encargo de lujosas series. El uso de los tapices como un elemento fundamental en la representación del poder llegará también hasta la corte otomana donde, en 1533, se fraguó una fallida serie representando escenas de la vida en la corte del sultán Solimán. Sigue leyendo